Luto

Terminan 9 misas de oración para Javier Valdez

Ángeles Moreno 25/05/2017

Javier, más vivo que nunca, dicen familiares, mientras en catedral, las velas  del altar hecho el  lunes 22, aún siguen encendidas

Culiacán, Sinaloa (Olegario Quintero Informa).-“Javier Valdez, mas vivo que nunca”, dice la frase de la camiseta negra con la fotografía de Javier que portaron esta tarde los padres, hermanos y sobrinos, al acudir a la última misa del novenario para el periodista  asesinado el lunes 15.

Acudieron su esposa Griselda, sus hijos; Tania y Frank, sus padres; don José Valdez  Salas y la señora María del Rosario Cárdenas y sus hermanos: Humberto, Jorge, Armando, Paty, Alonso, Rafael, Rocío y Víctor, sus sobrinos, también  periodistas, amigos y sus vecinos  del barrio donde lo recuerdan corriendo, bajando y subiendo escalones en la calle Durango de la colonia Rosales, donde vivió su niñez.

Entre tantos asistentes estuvieron; las y los periodistas Marha Alicia Araujo, Yadira Carrera, Carmen Murillo,  Nely Sanchez, Conchita Quintana, Montero y quienes estuvieron con el en el grupo Culpegualt

El padre, Jorge René Castro Bojorquez deseo a la famila fortaleza y pidió a los presentes orar por el eterno descanso del periodista Javier Valdez.

Luego vinieron esas canciones que arrancaron sollozos entre los asistentes: entre tus manos, está mi vida, Señor, entre  tus manos pongo mi existir. Hay que morir, para vivir, entre tus manos yo confío mi ser. Si el grano de trigo no muere, si no muere solo quedará, pero si muere en abundancia dará, un fruto eterno que no morirá. También la que dice: mas allá del sol, yo tengo un hogar, bello hogar, mas allá del sol.

Las misas se  celebraron en la iglesia Santa Rosa de Lima en río Zauque y Mocorito, en  la colonia Rosales pues  “al güero, todos lo conocíamos aquí, lástima que le haya pasado eso”, dijo uno de los vecinos.

En recuerdo por el novenario y en agradecimiento por haber acudido a pedir por el eterno descanso de Javier,  una de sus  hermanas, Paty,  entregó separadores de libros con la foto de Javier, donde tiene la camisa rosa pero que no hace la dedo señal y trae esta oración: señor, Dios mío: Hoy vuelven las lágrimas a caer como perlas al vacío, recordando a un ser querido y fallecido pero nuestro amor es tan grande hacia ti que no cuestionamos nada: está contigo. Tú lo cuidarás como lo cuidamos aquí en la tierra. Mientras en nuestros corazones siga viviendo, solo su cuerpo se habrá ido.