Luto

Estudiantes sinaloenses participarán en feria de ciencias en Brasil

Redacción 15/06/2017

Culiacán, Sinaloa (Agencia Informativa Conacyt).- Dos jóvenes estudiantes de preparatoria e integrantes del programa Talentos, del Centro de Ciencias de Sinaloa (CCS), proponen, junto a sus asesores, un proyecto científico que consiste en un tratamiento foliar mediante la utilización de frutos como la guanábana para la atención del cáncer de mama.

Se trata del proyecto “Guanábana, tratamiento foliar contra el cáncer de mama”, que plantea la utilización de la hoja de ese fruto como tratamiento contra la enfermedad que ha cobrado la vida de millones de mujeres en el país y el mundo.

Se trata de los jóvenes Tania Itzel López Orona y Rogelio Russell Urquídez, estudiantes de la preparatoria Hermanos Flores Magón, de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), quienes recientemente obtuvieron el primer lugar de una lista de 30 equipos ganadores de diversas instituciones de educación media superior, y con ello un pase a la Feira de Ciências e Engenharia (Febrace), que se celebrará este año, en fecha por definir en Amapá, Brasil.

“La idea del proyecto surgió al ver la gran problemática que representa en nuestro país y en todo el mundo el cáncer de mama, que es la segunda causa de muerte de mujeres en el mundo”, comentó Rogelio.

Tratamiento alternativo

Para este proyecto, desde hace dos años, Tania y Rogelio reciben la asesoría de la maestra Nydia Berrelleza Garibaldy, y el doctor Julio Montes Ávila, investigador de la Universidad Autónoma de Sinaloa.

“Queríamos crear un proyecto que ayudara a ser un tratamiento alternativo a los tradicionales, sobre todo porque muchos tratamientos son muy demandantes y costosos y además tienen efectos secundarios”, comentó Tania.

Añadió que estudiantes y asesores decidieron trabajar con las hojas de guanábana y experimentaron con ellas in vitro, con líneas celulares en cáncer de mama y también en células sanas.

“Lo hicimos para ver si realmente tendría un efecto anticancerígeno en las células, y que no tuviera ningún efecto secundario en las células sanas”, indicó.

La idea de utilizar ese fruto surgió al encontrar literatura sobre las propiedades de ese fruto, por lo que decidieron estudiar la hoja, al ser un desecho natural.

“En las ferias en las que hemos participado, hemos recibido comentarios positivos, también nos han apoyado para que el proyecto siga creciendo, nos dan consejos. Ahora queremos seguir trabajando con el proyecto (…) Actualmente tenemos algunos resultados que nos dicen que sí ataca la célula cancerígena y ayuda a la célula sana para que siga creciendo, lo que es algo positivo para el paciente con cáncer”, argumentó Tania.

Rogelio envió un mensaje a los jóvenes que desean participar en proyectos científicos. Pidió que se motiven y se acerquen a expertos para que los asesoren.

“Si tienen una idea, busquen apoyo de expertos, de asesores. No se limiten por la edad, todo se puede si realmente se quiere. Tuvimos muchos comentarios negativos, nos decían que éramos muy pequeños para realizar algo, pero qué mejor que realizar algo a temprana edad”, dijo.