Luto

La primera biorrefinería de México comenzará a operar en Sinaloa

Redacción 09/06/2017

Culiacán, Sinaloa (Agencia Informativa Conacyt).- Este mes comenzará a operar en Sinaloa la primera biorrefinería del país, que busca el impulso de la economía en campos pesqueros de la entidad, así como una sinergia entre academia, sociedad e inversionistas.

El responsable del proyecto, el investigador de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), Ignacio Contreras Andrade, informó que la biorrefinería integra cadenas productivas de sectores como la agricultura y la acuacultura.

“En el modelo que proponemos de biorrefinería hay muchos grupos de investigación, pero el reto es probar que esos modelos operen en la demanda comercial. Lo que queremos es probar que no solamente desde el punto de vista social, ambiental y económico tiene validez, sino que esas interacciones son lo que le da la sostenibilidad y sustentabilidad”, comentó.

La materia prima con que trabajará inicialmente es el arbusto silvestre conocido como piñón o jatrofa (Jatropha curcas), que ha sido objeto de estudio para la obtención de biocombustible, bioetanol y bioturbosina. Trabaja, entre otros, con cáscaras de camarón, desecho que actualmente representa un problema de salud pública en los campos pesqueros de la entidad, y con este proyecto se lograría incluso su comercialización.

Contreras Andrade indicó que plantea la construcción de la primera etapa de la biorrefinería a través de recursos concursables, así como con apoyo de la empresa de Estados Unidos Intrust Global Investments y con apoyo de la Universidad de Harvard.

“Esta empresa está en alianza con el gobierno y con la Universidad de Harvard. Se eligieron tres proyectos que pasaron los filtros de viabilidad financiera, técnica y científica. Contrataron a Harvard para que le dijera cuáles proyectos impulsar”, comentó.

De esta manera, el proyecto no se reflejaría solamente en la publicación de un libro sino que se convertiría en un proyecto financiero, mediante un modelo que busca recursos privados a nivel mundial.

“Harvard te enfrenta con inversionistas de capital de riesgos reales. En eso estamos. En el desarrollo de la biorrefinería hemos tenido entrevistas con interesados. Ahora, junto con la empresa Intrust, trabajamos en el modelo que nos pide comprobar el concepto de biorrefinería, articulando todos los negocios”, señaló.