Productividad laboral fabril se recupera en las entidades del país

Redacción 12/06/2017

Ciudad de México (El Economista).- El índice de productividad laboral de las industrias manufactureras aumentó 0.9% a tasa anual en los primeros tres meses del año, que representó el primer incremento en siete trimestres consecutivos con caídas, mientras el indicador referente al comercio minorista, con 3.8%, registró su menor crecimiento en los últimos cinco trimestres, de acuerdo con datos originales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por entidad federativa, en 15 se presentaron disminuciones anuales en el primer sector analizado; los descenso más pronunciados fueron en Colima (20.1%), Hidalgo (13.8%), Sonora (13.6%), Durango (10.6%), Zacatecas (8.8%), Chiapas (8.1%) y Oaxaca (4.6 por ciento).

Los mayores ascensos se dieron en Baja California Sur (25.0%), Michoacán (20.0%), Guerrero (18.0%), Quintana Roo (14.7%), Tabasco (11.8%) y Puebla (9.0 por ciento).

Este indicador resulta de relacionar el índice de volumen físico de la producción con el índice de personal ocupado total.

Kristobal Meléndez, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), sostuvo que en algunas entidades empieza a resurgir la manufactura porque hay inversión, que deriva en la contratación de más personal calificado, con mayores niveles de educación, y por lo tanto, se traduce en mayores niveles de productividad.

De igual manera, Raymundo Tenorio, especialista del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), destacó que algunas ciudades del norte, por su cercanía con Estados Unidos, se han visto favorecidas por una recuperación de la industria maquiladora, que por un incremento en la producción ha derivado en un aumento de la productividad, mientras que en zonas como el Bajío “siguen llegando algunas medianas empresas que hacen crecer la productividad porque incorporan activos nuevos”.

Indica que, en relación con la variación anual del primer trimestre del 2016, Yucatán fue el único estado que desaceleró (de 13.3 a 3.4%), mientras Tlaxcala y Durango se posicionaron en una fase recesiva.

El investigador del CIEP expuso que en Yucatán la industria manufacturera sufrió una reducción, que retrocedió sus niveles de productividad.

El especialista del Itesm indicó que en Tlaxcala y Durango han disminuido la tasa de inversión fija y sus actividades motoras, como en el segundo estado, correspondiente a la industria mecánica y a extracción y tratamiento de maderas.

Por sector, el conjunto manufacturero es que el aporta más a la actividad económica del país.

Al por menor

La productividad laboral del comercio minorista cayó en 19 entidades federativas a tasa anual durante el primer trimestre del año. Los descensos más pronunciados se exhibieron en Michoacán (29.3%), Campeche (21.9%), San Luis Potosí (18.4%), Querétaro (16.2%), Veracruz (13.7%), Guanajuato (12.2%) y Tabasco (10.3 por ciento).

Los otros estados con disminuciones fueron Tamaulipas, Puebla, Nuevo León, Quintana Roo, Oaxaca, Nayarit, Tlaxcala, Durango, Yucatán, Chihuahua, Hidalgo y Guerrero.

Este indicador resulta de relacionar el índice de los ingresos reales por el suministro de bienes y servicios con el índice de personal ocupado total.

Al respecto, Raymundo Tenorio dijo que en el comercio al por menor lo que sucede es que gran parte de “los negocios parten de recursos propios, entonces si bajan las ventas, por trabajador venden menos unidades”.

Kristobal Meléndez refirió que algunos estados como Tabasco y Veracruz “se vieron afectados por las situaciones petroleras, mientras que en otros como Tlaxcala, fue por los bajos niveles de capacitación, los bajos niveles de educación que hacen que su productividad se mantenga baja”.

En el otro extremo, las variaciones más elevadas se presentaron en Colima (34.2%), Baja California (9.2%), Baja California Sur (7.7%), Morelos (7.4%), Sinaloa (6.7%), Jalisco (5.9%) y la Ciudad de México (5.8 por ciento).

El comercio minorista es un indicador que determina el comportamiento del consumo privado.

Las cifras originales, utilizadas en los indicadores de manufactura y comercio al por menor, están afectadas por factores estacionales y de calendario, como Semana Santa.