Temporada 1969-70: Llega el segundo título guinda…

Jorge Luis Sánchez Dávalos 27/01/2018

Buen día, amable lector:

Nos acercamos al final del mes de enero y con ello el ocaso de la campaña 2017-18 de la Liga Mexicana del Pacífico, en la que nuestros Tomateros de Culiacán están en la pelea por el título número 11 en su historia, por lo que en esta ocasión les escribo acerca del segundo campeonato del conjunto guinda en aquel lejano año de 1970, esperando revivir grandes recuerdos y momentos mágicos en la rica historia de una organización que está muy cerca de representar a México en la SC2018 desde Jalisco.

Esta anécdota es el conjunto de una serie de vivencias que forman parte de los recuerdos de amigos y aficionados de Tomateros de Culiacán, quiénes relatan esos momentos como si hubieran sido ayer y toman mayor valor por la situación que vive a actualmente nuestro equipo guinda, el que está muy cerca de coronarse y, qué mejor, referirnos a uno de los primeros campeonatos del club, al que bien le aplica aquella frase: “Recordar es vivir”.

Si bien es cierto que su servidor apenas tenía algunos meses de nacido, los relatos y las narraciones de aquella final ante Cañeros hacen que retrocedamos en el tiempo y vivamos el orgullo de pertenecer a la Nación Guinda.

Era la Temporada 1969-70 en la todavía Liga Sonora-Sinaloa, la cuál llevó el nombre de Juan Ley Fong, y con Tomateros teniendo como dirigente al mítico Vinicio García, quién estaba en su cuarto año al frente del equipo, teniendo su número (9) retirado con la organización culichi y que fuera Manager del Año, teniendo al lanzador estrella John Morris y a Maximino León como grandes figuras, terminando con los premios de Jugador Más Valioso y Novato del Año del certamen respectivamente, sumado al estelar Horacio Piña que terminó con 5 blanqueadas en aquella campaña.

Los guindas fueron un cuadro consistente durante la fase regular de la campaña y terminaron en segundo lugar de la tabla general, sólo por debajo de Cañeros de Los Mochis, quienes dominaron de principio a fin, sin embargo, Culiacán se embalaría en el Round Robin y le tocaría enfrentar al conjunto verde en la Serie Final, donde Cañeros estaba armado con un gran “trabuco” y entre sus filas había nombres como Bobby Treviño, Gabriel Lugo, Aurelio Rodríguez, Emilio Sosa, Chico Rodríguez, entre otros peloteros más, todos bajo la dirección de Benjamín “Papelero” Valenzuela.

La serie iniciaba en el antiguo Estadio Ángel Flores en la capital sinaloense, ese recinto en que los guindas se coronaron en 10 ocasiones en su historia y donde en 1970 sacaron un par de triunfos en aquella serie por el título, ligando una tercera victoria en el parque Emilio Ibarra Almada, colocándose en la antesala del campeonato, ya con una relajación notable del equipo; sin embargo, fue tanto el exceso de confianza que bajaron la guardia y Los Mochis regresó en el compromiso, ganando los dos juegos restantes y trasladando la disputa de nueva cuenta a Culiacán con el ánimo verde a tope, siendo ese momento el más anecdótico de aquella temporada por la situación que se presentó.

Ya con la serie 3-2 aún a favor de Tomateros, la dirigencia guinda tenía mucha presión y nerviosismo por el acecho de Cañeros, agudizado por una serie de confrontaciones entre los cronistas deportivos de ambas ciudades, pues Don Agustín de Valdez se había enfrascado en una serie de “dimes y diretes” con los cronistas de Los Mochis, lo que le daba un toque de mayor rivalidad a una ya muy aguerrida serie en busca del cetro.
Tal situación obligó a que el Presidente del club, Don Juan Manuel Ley (QEPD), mandara traer de regreso a John Morris en un vuelo privado desde los Estados Unidos, después de haberle autorizado unos días libres en su tierra natal, lo que fue muy sonado en aquellos días y que al final de cuentas valió mucho la pena para los guindas, pues participó en el encuentro que definió al campeón.

Se llegó el 15 de enero de 1970 y el Estadio Ángel Flores lucía una espectacular entrada, la cuál se prendió en la baja de la primera tanda con cuadrangular de Nicolás Vázquez con dos abordo para poner a Culiacán al frente 3-0 y todo parecía una noche sencilla, pues los guindas anotarían de nuevo en el tercer episodio y ponían cuatro carreras de ventaja; sin embargo se vino el ataque verde y la tensión se hizo presente, pues Cañeros anotó dos en la sexta y una más en la parte alta del séptimo rollo con elevado de sacrificio de Chico Rodríguez, poniendo la pizarra momentánea 4-3 y con el peligro en los senderos, pues el lanzador por Culiacán era Pedro Ramos y marcó su salida del juego dejando dos en los senderos ya con dos outs.

¿Su relevo? Ni más ni menos que John Morris, quien acababa de regresar de Estados Unidos y entraba como el salvador guinda, pero la cosa no empezó bien, ya que permitió un imparable que llenó las bases y venía a la caja de bateo el poderoso Aurelio Rodríguez.

Como si las cosas no pudieran haber estado más cerradas, Morris puso a Aurelio en cuenta de 3-0 y su cuarto lanzamiento fue algo dudoso, pues todos habían pensado en que era la cuarta bola que significaba el empate en el score, pero el umpire Juan Lima marcó el primer strike en la cuenta, lo que desató una serie de reclamos del propio Aurelio Rodríguez y del dirigente cañero, pero lo peor llegó cuando Rodríguez saca un fly a los terrenos del segunda base que daban por terminado el ataque visitante y fue cuando todo el equipo verde se volcó en reclamos hacia el encargado principal de llevar las acciones del juego de pelota.

Una entrada después, Francisco Campos (padre) produjo un par de carreras para Culiacán, mismas que, prácticamente, aseguraban el juego y con ello el campeonato, dejando una pizarra final de 6-3 y con ello el segundo título de Tomateros al vencer 4-2 en la serie a Cañeros de Los Mochis.

Según se cuenta, ese campeonato será muy recordado por la afición culichi por el curioso caso de John Morris y su retorno en vuelo privado para seguir disputando la serie final, mientras que en Los Mochis no les agrada mucho la mención de Juan Lima tras esa contienda por el campeonato.

Les agradezco por permitirme llegar hasta ustedes, queridos lectores. Me despido, enviándole un afectuoso saludo a un gran amigo y conocedor del juego de pelota, además de ser una de las personas que me complacen con sus grandes anécdotas y su valiosa amistad: Don Martín Mendoza; así mismo, le dedico éstas lineas a un gran amigo, Jesús “Tito” Cárdenas Martínez (QEPD) y familia.

Los invito a visitar mi blog deportivo, solamente tienen que ingresar a:
https://jorgeluissanchezdavalos.blogspot.mx/

Nos escribimos pronto, amigos…

Jorge Luis Sánchez Dávalos
jorge.deportes@hotmail.com