Abuso en consumo de edulcorantes puede ocasionar reacciones alérgicas o efectos laxantes

Redacción 30/10/2019

Actualmente el consumo de edulcorantes se ha disparado gracias a la educación nutricional que estamos recibiendo sobre los problemas derivados del consumo de azúcar, estos son aditivos alimentarios que confieren sabor dulce a los alimentos o bebidas, superando potencialmente al endulzante natural y además proporcionan un menor contenido calórico, destacó Yuridia Cháidez Fernández.

La especialista en microbiología de los alimentos de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) mencionó que los sustitutos del azúcar se dividen en dos grupos: los naturales y sintéticos, destacando que entre los primeros están la glucosa, fructuosa y sacarosa, mientras que en los edulcorantes artificiales están la sacarina, aspartamo, la sucralosa, y el neotamo.

Puntualizó que hoy en día es alto uso de los edulcorantes sintéticos por no tener calorías, o muy pocas, sin embargo, esto no significa que sean inocuos o que no afecten a nivel metabólico, por lo que se debe prestar atención de cuánto es lo que se está consumiendo diariamente.

La docente e investigadora de la Facultad de Ciencias de la Nutrición y Gastronomía de la UAS señaló que estos productos han sido aprobados por la Secretaría de Salud para la elaboración de alimentos y bebidas, sin embargo, el exceso en el consumo de edulcorantes artificiales puede ser perjudicial para la salud, ocasionando reacciones alérgicas, efectos laxantes, diarreas pasajeras y flatulencias.

“Además se han reportado estudios in vivo en animales con incidencia de efectos mutagénicos y carcinogénicos del acesulfame-k, aspartamo, ciclamato y sacarina. El resto de los edulcorantes naturales y artificiales, no poseen algún efecto mutágeno comprobado o no han sido evaluados en este aspecto”, dijo.

Chaidez Fernández manifestó que se sugiere no añadir edulcorantes a los alimentos destinados a los lactantes y también no es aconsejable su empleo en niños de 1 a 3 años y en edades posteriores, se debe controlar alimentos como bebidas refrescantes, jugos de frutas o lácteos que estén azucarados o edulcorados.