Desgaste muy fuerte del Ejército, señala el jefe de Estado Mayor

Redacción 27/10/2019

Ciudad de México.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) vive un proceso de desgaste muy fuerte, lo que ha obligado a redoblar los esfuerzos para cumplir con las tareas asignadas, que incluyen combate al narcotráfico (intercepción aérea, terrestre y de localización y destrucción de enervantes), huachicoleo, operaciones de contención de migrantes, tareas de ayuda humanitaria (Plan DN-III-E), además de labores de construcción de nuevas instalaciones como el aeropuerto de Santa Lucía, lo que ha colocado a la institución castrense en una situación en la cual el personal que posee sólo le permite tener despliegues operativos de un mes.

Lo anterior fue reconocido por el general Homero Mendoza Ruiz, jefe del Estado Mayor de la Sedena, el pasado 3 de octubre durante un encuentro de alto nivel de autoridades mexicanas con representantes de Estados Unidos.

Estuvieron el director del Centro Nacional de Inteligencia, el general Audomaro Martínez Zapata; el comandante de la Guardia Nacional, el general Luis Rodríguez Bucio; el jefe del Estado Mayor de la Marina, almirante Rosendo Escalante; el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Santiago Nieto Castillo, y el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño.

Por parte de Estados Unidos asistieron del Departamento de Defensa, Thomas Alexander y Carlos Martínez; del Departamento de Estado, Patrick Ventrell y Heide Fulton, y el jefe de Operaciones de la DEA (agencia antidrogas), Chris Evans. Por parte de la embajada de Estados Unidos en México, de la Sección de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley, Virginia Kent y Robert Mclnturff; agregado de Defensa, coronel Rick González, y Oficial Político, Chad Wesen.

La Jornada tuvo acceso a la grabación de este encuentro, en el cual el general Mendoza Ruiz señaló a los representantes estadunidenses: Estamos ahorita en un proceso de desgaste muy fuerte; sin embargo, el soldado mexicano se desdobla, se esfuerza en satisfacer todos los requerimientos que ha hecho el Poder Ejecutivo.

El mando castrense hizo un recuento de la situación en cuanto al número de efectivos y la operatividad de la Sedena, que en su estructura funciona con dos fuerzas armadas, el Ejército y la Fuerza Aérea, explicando que se tiene una fuerza desplegada diariamente de 86 mil hombres, y que el traspaso de 40 mil elementos de la Policía Militar para la creación de la Guardia Nacional ha tenido impacto para las operaciones que lleva a cabo esta institución.

Hasta antes de que el Ejército transfiriera 40 mil elementos para la Guardia Nacional (inicialmente 36 mil y luego otros 4 mil), contaba con un total de 226 mil efectivos; es decir, el estado de fuerza se redujo a alrededor de 180 mil elementos, sin considerar el personal de vacaciones y que se encuentra incapacitado (baja temporal o permanente), y los que llevan a cabo cuestiones administrativas.

A esa reducción se agrega el combate al huachicoleo, por lo que las labores de vigilancia en ductos nos consumen hoy en día 6 mil efectivos permanentes, día y noche están vigilando los 11 ramales principales de ductos para precisamente seguir disminuyendo el robo de combustible, comentó.

Además, al plan migratorio se han desplegado entre 10 mil y 15 mil efectivos a lo largo del territorio nacional. El plan de migración que se implementó a partir de mayo, ahorita tenemos empleados en la parte norte, además de las acciones que se realizan en contra del cultivo de amapola que abarca zonas en el llamado Triángulo Dorado y en el estado de Guerrero.

También tenemos operaciones de intercepción, tenemos dispersos en todo el territorio casi 8 mil efectivos en puestos de revisión en puntos estratégicos para tratar de contener, hoy en día no nada más el flujo de drogas, sino también el flujo de migrantes, además del personal asignado a la seguridad de instalaciones estratégicas.

El general Mendoza Ruiz dijo que se tienen 86 mil efectivos que operan todos los días y que tras la disminución de los 40 mil miembros destinados a la Guardia Nacional, la Sedena tiene “un efectivo que nos permite apenas mantener por un mes un despliegue y relevar al siguiente mes.

Estamos ahorita en un proceso de desgaste muy fuerte; sin embargo, el soldado mexicano se desdobla, se esfuerza en satisfacer todos los requerimientos que ha hecho el Poder Ejecutivo. 

Con información de La Jornada.