‘El Chapo’ aportó un mdd a campaña de presidente de Honduras, según testigo

Redacción 07/10/2019

Un exalcalde y extraficante de droga declaró este lunes que el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán le entregó un millón de dólares al hermano del presidente de Honduras en 2013 para la campaña presidencial del actual mandatario.

El dinero se habría puesto sobre la mesa en una reunión en el municipio hondureño de El Paraíso, en el departamento de Copán, y habría sido entregado ahí a Tony Hernandez, hermano del presidente Juan Orlando Hernández.

Amilcar Alexander Ardón, exalcalde de El Paraíso, fue quien testificó en el juicio por narcotráfico a Tony Hernandez, que se lleva a cabo en Nueva York.

Los fajos de billetes, dijo Ardón, estaban en grupos de 50.000 y 100.000 dólares. “El Chapo” al parecer le dijo a un socio suyo que los fuera a buscar a su auto. Después fueron colocados en la mesa, siguió Ardón.

El 2 de octubre, la Fiscalía de Nueva York aseguró que tiene evidencia de que el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, y su hermano el exdiputado Juan Antonio Hernández, recibieron dinero del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

La Fiscalía presentará en el juicio que se le sigue al exdiputado, que éste recibió del “Chapo”, entonces líder del cártel de Sinaloa, 1.5 millones de dólares para ser entregados al presidente de Honduras.

El juicio comenzó este miércoles 2 de octubre en la corte federal para el distrito sur de Nueva York tras la selección de los 12 miembros del jurado y los seis alternos.

El fiscal Jason Richman no precisó en qué recibió el dinero de “El Chapo” ni si fue usado en la campaña electoral de Hernández, durante la presentación del caso en el inicio del juicio.

Juan Antonio “Tony” Hernández Alvarado, preso en Nueva York desde finales del 2018 tras ser arrestado ese año en Miami, está acusado de cuatro delitos de narcotráfico, posesión de armas de fuego para defender sus cargamentos y de mentir a las autoridades, de los que se ha declarado no culpable.

Hernández llegó este miércoles por primera vez a la sala del juez Kevin Castell sin el uniforme de prisionero que había usado durante las audiciones previas al juicio y siguió el proceso a través de un intérprete.

En esta ocasión, vistió un traje de chaqueta azul, acompañado de una corbata del mismo color y una camisa blanca.

Con información de AP, EFE y Noticieros Televisa