Políticamente, las mujeres debemos impulsar la igualdad de género: Graciela Domínguez Nava

Redacción 14/10/2019

La representación política ganada por las mujeres a través del voto debe servir para transformar la realidad social y propiciar la igualdad de género no sólo jurídica, sino también social, aseguró la presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado, Graciela Domínguez Nava.

Al hablar a nombre del Poder Legislativo en el Foro “La Participación de la Mujer a 66 años del Voto Femenino”, la diputada lamentó que en Sinaloa la violencia siga siendo uno de los problemas que se enfrentan, especialmente los feminicidios, violaciones sexuales y agresiones físicas y sicológicas.

Aclaró que de parte del Congreso del Estado ya se trabaja en acciones legislativas para que el Estado atienda estos problemas, y se tiene en la agenda reformas y leyes que permitirán generar las condiciones legales para la protección y seguridad de la mujer.

Sin embargo, cuestionó que a pesar que desde el Legislativo se hayan destinado recursos en el presupuesto del presente año para poner en operación el Protocolo ALBA, inaceptablemente “hasta hoy no ha sido aplicado”.

Reconoció que la paridad de género avanza en el Legislativo, integrado en un 47.5 por ciento por mujeres y en un 52.5 por hombres, casi similar al Poder Judicial, con un 45.5 por ciento de mujeres como magistradas y un 54.5 por ciento de hombres como magistrados, así como en los órganos electorales locales.

Sin embargo, observó, es en el Poder Ejecutivo donde hay un marcado rezago en la presencia de la mujer, pues de 14 secretarías que lo integran, 13 están ocupadas por hombres y sólo una está ocupada por una mujer.

“La voluntad política con perspectiva de género, es necesaria”, dijo.

El foro relativo al 66 aniversario del voto femenino en México tuvo lugar en el Salón Constituyentes de 1917 del Congreso del Estado, en donde la diputada Graciela Domínguez destinó su discurso a las mujeres de Ecuador, sobre todo las indígenas, en lucha por medidas económicas impuestas.

Del tema del evento, aseguró que en cualquier país del mundo la lucha por el derecho al sufragio femenino se asocia a la lucha de las mujeres por sus condiciones laborales y de sus derechos sociales en general.

“La discriminación de la mujer, de negarle capacidades intelectuales y políticas y por ende negarle derechos políticos, es una sacrificada historia que resulta de las relaciones sociales según los tiempos históricos”.

Por ello consideró que el machismo y la discriminación no son producto de acciones aisladas de hombres contra la mujer; sino que son resultado de determinados contextos sociales y políticos.
A 66 años de que la mujer mexicana haya obtenido el derecho al voto, la diputada Graciela Domínguez consideró que ahora el resto es mantener la paridad en la representación política y pasar a la igualdad social.

“Las mujeres –afirmó—somos las garantes del cambio verdadero para la cuarta transformación de la vida pública del país”.
El foro fue organizado conjuntamente con el Instituto Electoral del Estado de Sinaloa.