En la raya: DR PONCE

Redacción 06/05/2020

• El altruismo


Por José Luis López Duarte


Este lunes 4 de mayo falleció en la capital del estado el Dr. Enrique Elorriaga Mejía, parte de esa impresionante cifra de trabajadores de la salud contagiados, que ya suman 320 casos, la mayor parte enfermeros, le siguen médicos en menor medida y generalmente se han contagiado en sus centros de trabajo, según informa el secretario de salud el mismo lunes.

Apenas el día 30 de abril las autoridades habían reportado 252 trabajadores de la salud contagiados entre los que se contaban 109 enfermeras y 95 médicos, lo cual significa que en tan solo cinco días se reportan casi 70 más, 320 de 1168, es decir, el 36% de todos los casos en Sinaloa, número que refleja una extraordinaria situación en clínicas y hospitales respecto a las condiciones de trabajo en los que se desempeña su personal.

Y es que el Dr. Efrén Encinas fue categórico al afirmar que el personal se ha contagiado en los centros de trabajo. La cifra por sí misma es de asombro (36% de los casos) que muestra dos situaciones: La precariedad del sistema de sanidad y también que el número total de infectados no es real.

En ambas situaciones la sociedad merece una explicación amplia, profunda y contundente de parte del gobierno de Sinaloa, porque simplemente lo que está ocurriendo con los trabajadores de salud es de espanto y si así están las cosas, las cifras sobre la pandemia son todas sospechosas de manipulación.

En este caso las preguntas que surgen tomando estos datos son ¿Qué está pasando en los hospitales? ¿Por qué se está infectando nuestro personal de salud? ¿Hasta qué punto las leyendas que surgen de los hospitales sinaloenses sobre el COVID-19 tendrán sustento?

Es mucho lo que tiene que explicar el Dr. Encinas y el gobierno del estado y me parece que con los twits que provienen del secretario y el gobernador no es suficiente. Deben dar la cara y explicar este desastre.

La comunidad médica de Sinaloa lo merece con creces y más con símbolos de profesionalismo, altruismo y generosidad como el Dr. Héctor Ponce Ramos, quien desde que empezó la pandemia publicó su disposición para atender a la población las 24 horas del día y de manera gratuita.

El Dr. Ponce es un personaje de ese grupo de profesionales tan sacrificados por los demás como son los trabajadores de la salud, médicos y enfermeros, quienes hoy son nuestra primera línea de combate contra esta pandemia, a quienes por lo menos gobierno y sociedad debemos reconocer y lo mínimo que merecen son garantías en su trabajo, mismas que al parecer no se están proporcionando.