En la raya: Y EL GOBERNADOR; ¿Qué hace?

Por José Luis López Duarte

A nuestra querida Rosario Flores Navidad, todo nuestro afecto y solidaridad ante la irreparable pérdida de su hija.

Los presidentes municipales de los principales municipios de Sinaloa, encabezados por Jesús Estrada Ferreiro, es verdad que están haciendo poco o nada por sus comunidades, pero por lo menos divierten con sus ocurrencias y eso ya es algo. En contraparte el gobernador de Sinaloa parece de la oposición de Salinas: Ni se ve ni se escucha.

Y comento lo anterior porque es inaudito lo que pasa en Sinaloa ante la pandemia, resultando el estado con mayor índice de contagios y muertes proporcionalmente comparado con el resto del país, con el “semáforo sanitario” en rojo intenso (casi negro) y muy orondos están organizando la salida de la población a la “nueva normalidad”.

¿Qué no son capaces de pensar que ya tenemos en Sinaloa 700 muertos con poco más de 4 mil casos, lo que representa una letalidad aproximada al 17%, 6 puntos por encima del promedio nacional y diez por encima del promedio mundial? ¿No entienden que somos la entidad con más alto promedio de contagios per cápita?

¿O qué nuestra actividad económica se desarrolla en un 80% en el área de servicios que implican interacciones persona a persona a diferencia de la industria, la agricultura, ganadería, pesca y demás?

¿Que en los últimos tres días de la semana que terminó casi alcanzamos mil contagios (el 25% del total desde que inició la pandemia), como expresión de la plenitud que alcanzó la pandemia en nuestro estado?

Y así, como si nada ocurriera, como si todo fuera “normal”, nuestras autoridades, con excepción de Aurelia Leal en Guasave que grita y patalea contra la indolencia e irresponsabilidad del gobernador y la población, que no entienden ni atienden el problema. Vaya, ni siquiera los inquietó el caso de los altos cobros por parte de la CFE.

Lo ocurrido en Culiacán y Mazatlán la semana pasada, cuando los comerciantes del centro de la capital y del puerto, desesperados, pretendieron abrir, lo que es un reflejo también de esa desatención porque ante la crisis económica tampoco hay respuesta por parte del gobierno del estado.

Si usted conoce los comercios de nuestras ciudades podrá calcular las pérdidas económicas de cada quien, ya no se diga los empleados que en ellos laboran y pregúntese usted ¿Qué han hecho o propuesto nuestros gobierno? Prácticamente nada.

Contamos con 126 mil empresas en Sinaloa, 90 mil son pequeñas y micro empresas, el 50% formales y la otra mitad informales, con dos millones de personas empleadas, de las cuales un millón y medio viven con menos de dos salarios mínimos y ante este cuadro ¿Qué no es capaz el gobernador de hacer algo? ¿O a los presidentes municipales no se les ocurre nada mejor?

Por eso son obvias las reacciones de descontrol, irresponsabilidad y el no respetar las medidas recomendadas, simplemente porque nuestras autoridades no tienen capacidad de liderazgo ante los problemas y la gente hace lo que cree mejor. Tiene razón Edna Fong, presidente de la COPARMEX en Sinaloa al preguntar “¿Qué hacen?”.

Puede que también te guste...