En la raya| ARREMETEN GOBERNADORES • Van a CONAGO

Por José Luis López Duarte

Un triste adiós para mi primo, Octavio López Sánchez, y una pronta resignación para toda su familia. D. E. P. Mi querido Octavio.

Los diez gobernadores, integrantes de la alianza federalista constituida a raíz de la pandemia y la crisis económica, en abierta confrontación con el gobierno federal, vuelven a arremeter para exigir que el presidente López Obrador discuta con todos los gobernadores los problemas cruciales que hoy vive el país.

En su última reunión el viernes pasado, insistieron que en la agenda de la CONAGO para la reunión que se realizará esta semana en San Luis Potosí, se discuta y acuerde por lo menos cuatro problemas fundamentales: Primero, inyectar recursos extraordinarios a todos los sistemas de salud estatales para reforzar la lucha contra el COVID-19; segundo, acordar un plan conjunto de todos los niveles de gobierno para reactivar la economía, con medidas especiales para reactivar el empleo y los ingresos diarios; tercero, iniciar la discusión sobre un nuevo pacto fiscal en víspera de la discusión y dictamen del presupuesto nacional que se decreta en septiembre por la cámara de diputados; y cuarto, un plan para fortalecer la producción de energías limpias (solar y eólica en especial).

La próxima reunión de la CONAGO se trata de una reunión crucial sin duda donde se pueden definir muchas cosas en dos sentidos: Uno, que se aproximen acuerdos entre las diferencias del gobierno federal y los gobernadores, y dos, que se rompan en definitiva los puentes y se agudice la confrontación.

Las iniciativas de la alianza federalista de los gobernadores son una posición de insistir en el diálogo y acuerdos con el gobierno de AMLO, quien reiteradamente ha rehuido establecer una “mesa de diálogo” y acuerdos con estos gobernadores, por lo que será fundamental conocer si López Obrador decide conciliar y unir esfuerzos o prevalece la distancia, las diferencias y el choque.

Los cuatro temas puestos sobre la mesa de la CONAGO (vamos a ver si entran en la agenda) por los gobernadores, son cruciales hoy en día para el país y vale la pena detenerse en ellos, recapacitar y llegar a acuerdos por el gobierno de AMLO.

Para nadie son desconocidos los problemas que durante mucho tiempo viene acumulando el sistema de salud y que se agudizaron coyunturalmente con la creación del INSABI, y su torpe implementación en especial, el desabasto de medicamentos y que remató todo con la llegada de la pandemia del COVID-19, que los ha puesto al borde del colapso.

También el tema de la crisis económica es ya, como la pandemia, de magnitudes catastróficas y requiere también un programa especial donde el gobierno federal, como en todos los países del mundo, inyectó recursos extraordinarios para su contención y reconstrucción, específicamente aliviando de inmediato el ingreso de los trabajadores y sus familias.

El tema del pacto federal sin duda es urgente, porque se trata de redefinir la distribución del ingreso federal que se recauda en los estados y que representan el 90% de todos los ingresos fiscales, dejándole el 8% a los estados y el 2% a los municipios.

Se trata ni más ni menos que del soporte económico y financiero de una república concentradora y centralista, no de una república federalista, que le reparte lo que quiere a los estados y no le corresponde de acuerdo a su generación fiscal. Ese es el tema económico de hoy precisamente, porque en un mes ya estarán discutiendo la distribución fiscal del 2021 y si no se logra nada se habrá ido también el 2021.

Y finalmente, cuando los gobernadores de la alianza federalista habla de acordar un plan para producir energías limpias, es que la CFE y la SENER, durante todo el 2020 han bloqueado y prácticamente dinamitado toda la planta eólica, solar y de gas que productores privados han construido en sus estados en los últimos 30 años, cuestión que los impacta severamente en el desarrollo de su planta industrial y la economía de conjunto, precisamente porque pretende el gobierno federal eliminar al sector privado de la producción energética, lo que no es cualquier cosa, porque son los mayores productores de energías limpias en el país.

Ojalá y el gobierno de AMLO recapacite y por lo menos establezca mecanismos de trabajo y solución a estos temas.

Puede que también te guste...