«Usó su pedestal como el hombre más rico del mundo»: presentan demanda millonaria contra Elon Musk por promocionar una criptomoneda

Un inversor en dogecoin, una criptomoneda creada originalmente como una broma pero cuyo valor aumentó y cayó al ser promovido por Elon Musk, presentó este jueves una demanda de US$ 258.000 millones contra el multimillonario y sus empresas Tesla y SpaceX.

Keith Johnson, que asegura haber perdido dinero después de invertir en dogecoin, se calificó como un «ciudadano estadounidense que fue defraudado» por lo que llamó un «esquema piramidal de la criptomoneda dogecoin».

Acusa a Musk, a la empresa de automóviles eléctricos Tesla Inc. y a la empresa de turismo espacial SpaceX de crimen organizado ilegal para inflar el precio de dogecoin, para promocionar dogecoin y hacer subir su precio, para luego dejarlo caer. Musk es director ejecutivo tanto de Tesla como de SpaceX.

El inversor solicita que su moción, presentada en un tribunal de Nueva York, sea clasificada como una demanda colectiva en nombre de aquellos que han sufrido pérdidas al invertir en dogecoin desde 2019.

Desde que Musk comenzó a promover la moneda virtual, los inversores han perdido alrededor de US$ 86.000 millones, estima Johnson. Le gustaría que Musk reembolsara a los inversores esta suma, además de pagar el doble en daños y perjuicios: US$ 172.000 millones adicionales.

«Los acusados eran conscientes desde 2019 de que dogecoin no tenía valor y, sin embargo, promocionaron dogecoin para beneficiarse», dice la demanda. «Musk utilizó su pedestal como el hombre más rico del mundo para operar y manipular el esquemapiramidal de Dogecoin para obtener ganancias, exposición y diversión».

Johnson nombró al fabricante de coches eléctricos Tesla de Musk en la demanda, ya que acepta dogecoin como pago de ciertos productos derivados. SpaceX también fue incluida por haber nombrado a uno de sus satélites como dogecoin. El demandante comparó la dogecoin con una estafa piramidal, ya que la moneda virtual no tiene valor intrínseco ni es un producto. Además, no está respaldada por un activo tangible y el número de «monedas» es ilimitado.

Fundada en 2013, los creadores de dogecoin dicen que pretendía ser una respuesta irónica a dos grandes fenómenos de internet: las criptomonedas como el bitcoin y el popular meme de un perro de la raza japonesa Shiba Inu.

Con información de El Universal

Share This