En México, 90% de las empresas operan en la informalidad: FMI

Redacción 28/10/2019

Ciudad de México. Alrededor del 90 por ciento de las empresas en México operan informalmente, exhibe el Fondo Monetario Internacional (FMI). Los costos de formalización y el esquema regulatorio están diseñados para favorecer la evasión. Incluso en aquellas empresas que se constituyen legalmente, el negocio se cuenta en la contratación irregular, abunda.

El organismo expone que hay un “amplio margen” en el país para la informalidad, las empresas legalmente constituidas emplean a una gran parte de personas sin acceso a protecciones laborales completas. “Este margen intensivo proporciona flexibilidad contractual a las empresas, en particular a las pequeñas, a expensas de un trato igualitario a los trabajadores en términos de beneficios y obligaciones fiscales”, sostiene el organismo.

La informalidad ha triplicado su presencia en el mercado laboral mexicano desde 1997 a la fecha, da cuenta el organismo. Fue a partir de 2000 que aceleró, aunque el desempleo se cuenta en sus tasas más bajas e incluso disminuyó en los últimos años.

“Perú y México son dos de los países que tienen la mayor informalidad en relación con su nivel de desarrollo (…) los factores institucionales que están correlacionados con la informalidad parecen obstaculizar el crecimiento”, acota.

Así, como parte “Perspectivas económicas: Las Américas” recuerda el pronóstico de crecimiento para la región: no avanzará más de 0.2 por ciento en este año y frente a la debilidad del crecimiento y comercio mundiales, se resta a las exportaciones de la región. Descarta que la creación de empleo, el aumento de los salarios y las condiciones financieras internas “estimulen considerablemente el consumo y la inversión privados”.

“Las economías de América Latina y el Caribe tendrán que recurrir a fuentes internas de crecimiento para acelerar la recuperación, lo que depende de un repunte del consumo y la inversión privados apoyado por una recuperación de la confianza de las empresas y los consumidores”.

Para el caso de México proyecta que en 2020, con una alta confianza empresarial el crecimiento ahora estimado en 1.3 por ciento, pueda incrementar uno por ciento más. Con mera confianza de los consumidores también se prevé un repunte, pero no alcanzaría el 2 por ciento.

Con información de LaJornada