En la raya: EL PLAN DE CUÉN, la crisis sigue

Por José Luis López Duarte

Para muchos pareciera que la pandemia ya es cosa del pasado, sin recapacitar que nos encontramos en la etapa más grave y que puede ser catastrófica al permitir salir del confinamiento a toda costa, incluso con la promoción abierta del propio presidente de la república.

Es cierto que la temporalidad de la pandemia nos colocó entre los últimos países que nos alcanzó a lo que se suma la omisa y errática reacción ante la enfermedad, así como el pésimo tratamiento a los estragos económicos, hoy tenemos un país que se puede precipitar hacia un caos pandémico y económico, como ya amenaza a los Estados Unidos.

Aquí en Sinaloa, quizá la entidad en la que peor se han tratado las cosas, tanto que nuestro índice de contagio promedio per cápita supera a todas las entidades y con un índice de letalidad que promedia el 15%. 6000 casos y 900 muertos en un estado que no llega a los 3 millones de habitantes.

Así como también lo han hecho el gobierno federal, el gobierno estatal y los municipios, con la economía, para la que no han tenido siquiera la actitud para abordarlo como lo requieren 115 mil empresas y casi 2 millones de trabajadores.

Como si no supieran que 90 mil de las 115 mil que existen en Sinaloa son micro y pequeñas empresas, que proporcionan el 80% de los empleos, buena parte de ellos auto empleos, empresas frágiles que ante la pandemia buena parte de ellas están siendo arrasadas y ante la indefensión en las que les ha dejado el gobierno quién sabe cuántos ya forman parte de la estadística que presentó INEGI, de 12 millones y medio de empleos perdidos hasta el mes de mayo.

Es cierto, se han repartido muchas despensas por muchas manos generosas, entre ellas el gobierno, lo que es bueno pero insuficiente, porque la crisis económica necesita diversas palancas económicas que den confianza, igual que a la población no bastan las despensas.

El plan de Héctor Melesio Cuén es amplio, que recoge propuestas de todos, empresarios, partidos políticos, organismos sociales, ciudadanos y ubica muy bien la coyuntura de la crisis.

Primero parte de la idea que es poco serio y perverso descargar en la sociedad toda la responsabilidad de la crisis de salud que estamos viviendo en México, razonamiento preciso de una gestión pésima del problema, pidiéndole a todo mundo que se quede en casa “mientras por otro lado el presidente hacía el llamado a salir y no tener miedo a la pandemia, un juego perverso y hoy estamos padeciendo las consecuencias”.

“Las autoridades afirmaron que se tenía todo controlado, con personal y equipos necesarios; hoy sabemos que no fue así y al ver que no pueden controlar los contagios trasladan la responsabilidad a la sociedad”… rematando categóricamente el líder del PAS “Si la gente había aceptado el confinamiento, hoy debemos llevarlo hasta el final para que no sigan muriendo más personas” y propone retomar las actividades económicas cuando la carga viral sea mínima, es decir, hayamos controlado la pandemia.

La crisis económica sabemos todos que necesita un plan de emergencia y señaló que a pesar de múltiples compromisos del gobernador no se conoce aún nada ni para las empresas ni para los trabajadores ni para las familias en general.

Reiteró la posición de partido de aportar lo que sea necesario, pero urge al gobierno que organice el trabajo y los esfuerzos de todos para unidos enfrentar la crisis sanitaria, el hambre, la desesperación y angustia de todos ante lo que parece puede empeorar si no se controla la población y se le apoya solidariamente.

Un bono salarial para todas las familias, la condonación del pago de agua potable, como ya se hizo en Sonora, así como la suspensión de los cobros de luz, regularizar entregas de despensas semanales para cada familia, créditos a tasa cero y a mediano plazo. Si se quiere controlarla pandemia y someterla hay que apoyar el “Quédate en casa” de las familias, si no la pandemia nos va a derrotar, concluye.

Puede que también te guste...