Falta una campaña que concientice sobre el manejo de basura: investigador de Biología

Redacción 25/10/2019

Una gran campaña de concientización ciudadana es lo que necesita nuestro país en el tema de manejo de la basura, aseguró el investigador la Facultad de Biología de la Máxima Casa de Estudios sinaloense, Roberto Fong Mendoza.

Explicó que según estudios que esta unidad académica realiza en colaboración el Ayuntamiento de Culiacán, revelan datos alarmantes en cuanto el tratamiento que la sociedad le da a la basura, ya que en la mayoría de los hogares, comercios e instituciones públicas y privadas, no se le da el correcto uso a los desperdicios.

Informó que las malas prácticas en el manejo de desperdicios se han convertido en un gran problema de salud para la sociedad, pues muchas personas continúan dejando la basura en lugares no adecuados, promoviendo la contaminación de áreas públicas.

En ese sentido el especialista advirtió que es suma importancia modificar la percepción que los ciudadanos tienen del manejo de la basura y crear una cultura más amigable con el planeta, pues si cada persona se compromete a poner la basura en el lugar apropiado, así como reducir al mínimo la utilización de artículos de un solo uso, se podría evitar en gran medida la contaminación de la ciudad.

Asimismo destacó que ninguna acción de las autoridades dará un mejor resultado que el hecho de que las personas tomen conciencia del daño que ocasionan al medio ambiente al no darle un correcto final a la basura y desperdicios.

Fong Mendoza expresó que muchos desconocen las políticas de manejo de los desperdicios y crean basureros no regulados en predios abandonados, lugares públicos, convirtiendo a esos sitios en focos de infección y de propagación de bacterias, además de daños al entorno social, brindando mal aspecto a la zona donde se ubican.

Por último resaltó que el crear basureros clandestinos es una de las peores prácticas de higiene, pues solo generan problemas sanitarios a todos los habitantes de esa área, y que hasta cuando los ciudadanos tomen el compromiso de hacerse responsables de sus acciones, se podrá llegar a un equilibrio en el manejo de desperdicios.