Sinusitis aguda puede prevenirse si se toman cuidados en los cambios de temporada

Redacción 07/10/2019

La sinusitis aguda es una inflamación de los senos paranasales que interfiere en el drenaje y provoca acumulación de moco, la presentan principalmente los niños cuando se dan cambios bruscos de temperatura, por lo que es recomendable que en los cambios de temporada se tomen las debidas precauciones para evitarla, ya que si se descuida esta se puede hacer crónica.

Natalia de Jesús Cantú Cavazos, especialista en cara y cuello del Centro de Investigación y Docencia en Ciencias de la Salud (CIDOCS) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) destacó que la sinusitis se clasifica dependiendo de su duración, los episodios agudos duran menos de cuatro semanas y los crónicos durante más de 12 semanas.

“Casi siempre se presenta con escurrimiento nasal y lo más característico es que los pacientes refieren que les duele mucho lo que es la frente, al lado de los cachetes y que aumenta al momento de agacharse, por la ocupación de moco en lo que son los senos paranasales, hace como una sensación de pesadez facial. Al principio de la enfermedad es un moco transparente, pero si la enfermedad avanza se puede infectar por bacterias y adquirir un color verdoso, mal oliente”, detalló.

Puntualizó que el resfriado común es la principal causa de la sinusitis aguda, la cual suele persistir más tiempo que una gripe y que al paso de los días la sintomatología en lugar de mejorar, empeora, esto debido a la obstrucción de la vía de la salida del moco lo cual provoca estancamiento, lo que ocasiona la proliferación de bacterias.

Sobre la forma en cómo se trata este padecimiento la especialista comentó que “lo principal es que no llegue a infectarse, por lo que cuando están empezando los síntomas se deben hacer lavados nasales con solución salina, es bueno controlar los síntomas respiratorios alérgicos, en la idea de que el virus salga lo más rápido posible”.

Cantú Cavazos manifestó que este padecimiento puede prevenirse por lo que hay que protegerse de cambios bruscos de temporada de lluvias, no estar expuesto a sustancias que produzcan alergias o irritación nasal y, en temporada de invierno, abrigarse correctamente.

Añadió que otros factores que pueden aumentar el riesgo de presentar esta enfermedad es la desviación del tabique nasal, traumatismos nasales, rinitis alérgica, entre otros.