En la raya: ¿DE QUIÉN ES LA CULPA?, ¡Ya párenlos!

Por José Luis López Duarte

Dicen que las derrotas y los fracasos son huérfanos y tal parece que ya el COVID-19 se convirtió en una “papa caliente” para el gobierno de la república, particularmente el Dr. Hugo López Gatell, el responsable del manejo de la pandemia, quien intempestivamente arrojó la responsabilidad a las autoridades estatales y se declaró incompetente para anunciar el semáforo sanitario que regiría las entidades del país en esta semana que empieza.

Sí, aquel que dijo el 11 de febrero que el coronavirus era una enfermedad más baja que la influenza y que la proporción de muertos es equivalente a las de la gripe, que no se necesitaban instalaciones especiales y, en síntesis, que se trataba de una enfermedad leve.

Así empezó el responsable de la pandemia aquel 11 de febrero y me recordó los tiempos cuando los periodistas y la televisión tenían la última palabra y esta era la que dictara el gobierno en turno y así se escribía la historia por parte de los “soldados del PRI”, como se autobautizó “El Tigre” Azcárrraga, dueño de TELEVISA y la opinión del día era “qué dijo Jacobo”, refiriendo al noticiero “24 horas” del mismo canal.

Y así creen ahora estos “emisarios del pasado” que pueden decir y afirmar lo que quieran, como lo hizo AMLO en su visita a Trump, donde al parecer no cuenta lo que hayan dicho y hecho antes, ya que ellos pueden decir y hacer lo que quiera, porque tienen la bendición y les ilumina el señor.

Durante casi ciento cincuenta días hemos dado cuenta de discurso tras discurso por el Dr. López Gatell, para que ahora nos diga que la responsabilidad para no cumplir su obligación se la endilga a las autoridades de salud de los estados.

De lo que resulta la pregunta ¿Es verdad la afirmación del responsable de la pandemia? Hasta ahora nunca había ocurrido así, por lo que más bien parece, al estilo de su jefe, una cortina para no enfrentar que la pandemia está en todo su apogeo con más de 30 mil contagiados la última semana y más de 4 mil muertos, así como la enorme presión que está sufriendo el sistema de salud, empezando por el encomiable ejército de médicos y enfermeros que se baten en todos los hospitales del país por salvar vidas.

Ese es el fondo del problema, esa es la razón y no se atrevieron a poner en rojo todo el país porque no están dispuestos a admitir su fracaso y que es necesario reajustar la estrategia y el plan contra la pandemia.

Tanto el Dr. Julio Frenk como Salomón Chertorivski, ambos exsecretarios de salud de nuestro país, han declarado ya abiertamente su indignación y crítica contra el gobierno de AMLO y López Gatell por el deficiente trabajo que han realizado contra la pandemia.

En particular, el Dr. Salomón Chertorivski ha sido tan directo que ha dicho “si me preguntan cómo debemos entrarle, en mi humilde opinión, estas son las 4 cosas que México debe seguir de inmediato. Por supuesto, comunicando de forma correcta y coordinada el trabajo de los estados”.

Las cuatro cosas que propone el exsecretario de saludo son: Uso obligatorio de cubrebocas en lugares públicos y cerrados; dos, multiplicar el número de pruebas, mapear casos positivos y confirmar esos grupos; tres, para un confinamiento efectivo un programa de ingreso sustituto temporal (salarios); y cuarto, ampliar las campañas de detección oportuna, para mejorar posibilidades de tratamiento de los casos severos.

Como se puede ver, se trata de algo que ya se ha dicho, que se ha propuesto por múltiples personas, pero entonces ¿Dónde está el problema? Pues en el gobierno y parece que ya es hora de “pasar revista” y ajustar las cuentas… ¿No le parece?

Puede que también te guste...