Desde hace 50 años la familia Torres vende flores para el Día de Muertos

Redacción 01/11/2019

Culiacán, Sinaloa.- Comenzaron los festejos por El Día de Muertos, y uno de los elementos más significativos para los preparativos son las flores que típicamente se colocan junto a los altares o dentro de los cementerios como una ofrenda para los difuntos.

La familia Torres tiene más de 50 años dedicándose al negocio de la florería durante esta época. Cada año se colocan junto a la entrada del Panteón Civil para vender las preciosas flores que estarán adornando el lugar donde descansan los restos de los familiares que miles de sinaloenses visitan.

Judith y Siley Torres heredaron este negocio. “(Era) de mi abuela” nos compartió Siley, “y cuando tenga una hija, yo se lo voy a pasar a ella”. Judith Torres, aunque nacida en Sinaloa, reside actualmente en Tijuana. Todos los años regresa a la ciudad de Culiacán para trabajar. “Es pasión de ella” comentó Siley sobre Judith.

Comentaron que el día primero de noviembre suele ser mucho menos concurrido que el segundo, pero que las ventas han sido buenas desde las 4:00 am cuando comenzaron la labor. Entre lo que más se busca se encuentra la variedad, que es como nombran al conjunto de muchas flores de diferentes colores, y el pompón, siendo este un poco más caro.

No sólo los Torres se encuentran vendiendo, sino una enorme cantidad de puestos se colocan sobre el Blvd. Gabriel Leyva Solano, que se encuentra parcialmente cerrado por este motivo. Sobre la competencia entre la enorme cantidad de puestos de venta, comparten que la gran mayoría son compañeros y se apoyan. “No todos porque hay envidias” agregó Siley, “pues uno quiere vender, pero Dios tiene para todos”.

La familia se encuentra satisfecha, “así como nosotros, gracias a Dios, siempre vendemos todo, mis compañeros también”

422 pesos es la cantidad exacta que se paga por el permiso para poder vender flores en la calle durante estas celebraciones. Con este, se les asigna también el lugar donde estarán vendiendo durante estos dos días. “No crean que es por influencias” nos dijeron entre risas, “es una asociación de locatarios de muchos años”.

Por Luis Gerardo Beltrán